domingo, mayo 04, 2008

Las Reliquias de San Norbert...

Sir Uja:
Venid, venid, compañeros de infortunio... seguramente aquel buen campesino podrá darnos direcciones precisas...

Juglar:

Son tres los que aquí veis
tres cruzados en su gesta
para ellos la batalla
más que lucha, es una fiesta
nunca cesan su misión
con armas siempre dispuestas.
Pero después de comer
No molesten, es la siesta.
Sir Uja:
Mi muy buen y amable señor, he aquí, os digo, que así como vivo yo, a fe mía… pardiez… así Dios me salve… a saber… eh…

Sir Ross:
Pará, dejame a mí.
¡Oye, tú, buen hombre!

Campesino:
Decidme, caballero...

Sir Ross:
¿Caballe…? ¿Sabéis acaso quienes somos?

Campesino:
N-no...

Sir Ross:
Sabed que nosotros, antes de salir de Inglaterra éramos simples caballeros...

Campesino:
Bueno.

Sir Ross:
Pero ahora somos Caballeros Cruzados.

Campesino:
Ah, habéis adoptado el emblema de la Santa Cruz...

Sir Uja:
No, hemos cruzado el Canal de la Mancha

Juglar:

Cuando una dama encuentra
este Caballero Cruzado
su corazón se estremece
latiendo en su pecho cruzado.
Si la dama es muy bella
la miran sus ojos cruzados.
Y si ella está en peligro
se queda de brazos cruzados
Campesino:
Pero hay algo que no entiendo… Para ser “caballeros”… ¿No deberíais tener caballos?

Sir Ross:
¡Ah, nuestros caballos! Snif.

Juglar:
Ah, mi amado caballo,
que en busca del grial
junto a mí partiste un día
en pareja desigual.
No te amedrentó el frío,
ni el inmundo lodazal.
Fiel compañero hasta el fin.
Oh, mi abnegado animal.

Ah, mi querido jamelgo,
como tú, no hay otro igual.
Cuando juntos enfrentamos
la tormenta tropical.
Caía agua, granizo,
¡qué terrible temporal!
Bajo de tí me protegía.
Oh, mi anegado animal.

Ah, renuente palafrén,
Ya no eras tan leal.
Parecías enojado
al cruzar ese cardal
Y medio que te frenaste
En el barranco vertical
Tuve, pues, que espolearte.
Oh, mi aterrado animal.

Ah, miserable bruto,
fue tu destino fatal
que a causa de tu estatura
te llegara a tí el final.
Al principio ibas bien,
ni bien entramos al Canal,
más luego me abandonaste.
Oh, mi ahogado animal.

Campesino:
¿Así que vosotros venís de Inglaterra?

Sir Uja:
Precisamente. Yo provengo de la comarca del famoso mago Merlín.

Campesino:
¿Camelot?

Sir Uja:
No, Merlo… Sí, sí, digo, Camelot.

Campesino:
Ah, ¿y es verdad que Merlín era un hombre muy sabio?

Sir Uja:
Uy, sabiiísimo. Podías preguntarle cualquier cosa.

Campesino:
¿Cualquier cosa?

Sir Uja:
Sí, le preguntabas cualquier cosa, y él te contestaba.

Sir Ross:
Te contestaba cualquier cosa.

Sir Uja:
Pero, mis modales, aún no nos hemos presentado, mi nombre es, a saber, Sir Uja McAbrough de Winchester, éstos son Sir Ross O'Brandy de Dublin, San Norbert de Lancashire, y aquel es nuestro juglar de guerra...

Campesino:
¿San Norbert? ¿Acaso es un Santo?

Sir Uja:
Sí, lo que pasa es que él se acogió a canonización anticipada.

Sir Ross:
Eso sí, tiene que hacer tres milagros antes de cumplir 65 años. (aparte, burlándose) Y todavía no le salió el primero.

(San Norbert hace unos pases como de magia, y como no pasa nada hace un gesto de frustración)

Sir Ross:
(Llevándose aparte al campesino) En realidad a San Norbert lo hemos traído por cuestiones meramente económicas...

Campesino:
¿Cómo es eso?

Sir Ross:
Sí, por si se muere... es que él está inscripto como donante de reliquias... Dígame, ¿a usted no le interesaría reservar un corte?

Campesino:
No, no gracias, yo no creo en esas cosas... yo soy pagano...

Sir Ross:
Oh, Pagano, pagano... ¡pagano lo que puedas!

Sir Uja:
San Norbert ha sido un humilde predicador allá, en su Lancashire natal. Predicaba de día y de noche, predicaba sin distinciones.

Sir Ross:
Nunca lo distinguieron

Sir Uja:
Sobre todo cuando predicaba de noche. Pero predicó sin éxito hasta ese momento en que vio la luz.

Sir Ross:
Cuando predicaba de día.

Sir Uja:
E instaló su primera iglesia, llamada: “Todo por dos rezos.”

San Norbert:
“De todo para el creyente. Y más aún para el crédulo.”

Sir Uja:
Allí comenzó a tener mucho éxito por los prodigios que efectuaba... echaba fuera a los pobres y curaba a los ricos de sus riquezas.
Desde su ilustre púlpito San Norbert bendijo, predijo, se contradijo, se desdijo, y maldijo.

Sir Ross:
Y desde allí pronunció su famoso discurso:

San Norbert:
“Algunos dicen que yo comercio con la fe... que lucro con la esperanza... y que me enriquezco con la ilusión de los demás... Nada más lejano de la realidad... ¡Yo sólo acepto dólares!”

Sir Uja:

En su iglesia vendió madera del monte de los olivos, unos clavos de la santa cruz que le quedaron de clavo, y tierra santa de la tierra santa.
Y desde allí partió aquella mañana… atormentado… perseguido por su pasado… por sus recuerdos… por sus acreedores… y por los Agentes del Servicio Forestal de Tierra Santa. Pero no se fue sin antes dejarle su imborrable recuerdo a sus feligreses. Aún hoy ellos conservan las venerables sandalias de San Norbert. Sandalias con las que él caminó desde Roma hasta Jerusalén.

Sir Ross:
Muchos peregrinos recorren diariamente cientos de leguas… para alejarse de ellas.

Campesino:

Pero, debéis estar muy cansados, ¿porqué no venís hasta mi casa a compartir una copa de vino?

Sir Uja:
¿Vino? ¡Vade Retro, Satanás! Los caballeros sólo usamos el alcohol para las heridas.

Campesino: (señalando a San Norbert, que toma de una petaca)
¿Y él?

Sir Uja:
Ah, es que él tiene una úlcera de estómago.Además no podemos detenernos hasta completar nuestra misión… y devolver con honor la prenda a nuestras damas.

Sir Ross:
¿Al final es una misión o una prenda?

Campesino:
¿Y hace mucho que estáis viajando?

Sir Uja:
Sí, bastante... antes de venir para aquí hemos estado batallando en otras tierras... Estuvimos en Francia... luego en España...

Sir Ross:
Sí, y en España demoramos un poco.

Campesino:
Ah, ¿estuvieron mucho tiempo?

Sir Ross:
No, "demoramos", perseguimos a los moros.

Sir Uja:
Los perseguimos por toda España... hasta que al fin atacamos por sorpresa su capital, la morada donde moran los moros.

Campesino:
¿Atacaron Granada?

Sir Ross:
No, Morón.

Sir Uja:
Cuando nos vieron… nuestras espadas en alto… nuestras relucientes armaduras al sol del mediodía…
¡Cómo corrían los moros!... corrían como animales... corrían como ratas.

(San Norbert hace muchos pases de magia, como recordando, siempre termina con el gesto de frustración)

Sir Ross:
Sí, ¡Cómo corrían! ¡Y casi nos alcanzan!

Juglar:

El caballero cruzado
con escudo, espada y capa
a la damisela grácil
(tocando el escudo) cual escudo él resguarda
y al enemigo anciano
lo enfrenta, (señalando la espada) es espada.
pero si el enemigo es fuerte
Sin dudarlo (mostrando la capa) él es-capa.

Sir Uja:
Por eso cuando llegamos a Portugal decidimos que teníamos queemprender una nueva misión... y como no había moros en la costa nos embarcamos hacia Tierra Santa...

Sir Ross:
Fue una decisión oportuna.

Campesino:
Ah, ¿fue tomada en un buen momento?

Sir Uja:
No, fue tomada en Oporto.

Sir Ross:
Y con Oporto.

Sir Uja:
Así es que aquí nos veis, buen hombre, dirigiéndonos hacia Jerusalén para encontrar el Santo Grial.

Campesino:
Ah, ¿vais en búsqueda de la copa de la Última Cena?

(Todos se miran desconcertados... hasta que Sir Ross saca un diccionario y empieza a buscar)

Sir Ross:
(leyendo el diccionario, sorprendido) ¡Sí, una copa! ¡Mirá vos!

Sir Uja:
Así es. ¿Tenéis la amabilidad de indicarnos el camino hacia Jerusalén?

Campesino:
Hacia Jerusalén no sé... pero por acá, en 15 minutos llegan a Estocolmo.

(Salen los caballeros caminando altivos. San Norbert sigue intentado su milagro)

Juglar:

Estos bravos y valientes
comenzando nueva etapa
buscan el camino a oriente,
y a su sino no escapan.
Pues han traído consigo
sus espadas y sus capas
aunque se hayan olvidado
de la brújula y el mapa.


FIN

(Vuelve a salir a escena San Norbert, hace un pase de magia hacia el público, si éste se ríe hace un gesto de triunfo y señala con el dedo como diciendo "uno"... si el público no se riera, puede hacer el gesto de frustración)

5 comentarios:

Angela dijo...

Como hacia la mitad me cansé, pero muy bueno... Habiendo leído la mitad!

heguido dijo...

Gracias, Ángela,

Seguramente para algunos lectores sería aconsejable ponerle un "corte comercial"...
Quedo a la espera de tu opinión acerca de la segunda parte.

FordPerfect dijo...

Ja, ja, ja! Muy bueno! Me hizo acordar mucho a Les Luthiers...

heguido dijo...

Claro, FordPerfect,

El estilo de la obra es "Luthieriano"... ya no sé qué hacer para que no me plagien ;-)

Viejex dijo...

Es un escándalo la manera en que esos pelafustanes lo plagian, Heguido. Un gran guión. Menuda sorpresa ha sido conocer su blog!