miércoles, enero 21, 2009

Tangos Sosos - Escena 3

(Luces. Juan Carlos a la derecha, y Roberto a la izquierda. En la pared del fondo aparecen dos líneas verticales paralelas)

Juan Carlos: Roberto, lo nuestro es sufrir. Nadie puede cantar tango si no ha sufrido. Mal de ingratitud, mal de amores, mal de Chagas… Y el que sufrió males nunca los olvida.

Roberto: Salvo que sufra mal de Alzheimer.

Juan Carlos: Tenés razón, Roberto. Pero te quiero hacer una confesión: Sabés que yo, antes de dedicarme al tango, quise dedicarme a la ópera, al canto lírico. Yo quería cantar como Caruso…

Roberto: ¡Caruso, qué cantor! El que lo arruinó fue Narizota.

Juan Carlos: Y para aprender a cantar contraté a un profesor de canto.

Roberto: ¡Ah, no!, a mí los profesores de canto no me gustan… yo prefiero las cosas de frente.

Juan Carlos: Pero al final el tipo renunció, y me dijo que me olvidara del canto lírico… que mi voz no servía. Y yo le dije "lo que pasa es que yo canto con el corazón"

Roberto: ¿Y qué te dijo?

Juan Carlos: Que consultara a un cardiólogo urgente. Sin embargo, me dijo que mi voz le recordaba a Hugo del Carril…

Roberto: ¿De verdad?

Juan Carlos: Bueno, casi,... me dijo que más bien parecía un tren descarrilado. Y me recomendó que en vez del canto lírico, intentara el canto onírico. Que cantara en mis sueños (pesadillas, dijo él) Pero que despierto me abstuviera de cantar… y sobre todo en público, porque cantar delante de otras personas me podría producir problemas en la garganta… si alguna de esas personas tuviera un cuchillo. Es más, me recomendó que si fuera posible evitara cantar en presencia de otros seres vivos… y hasta de cierta clase de rocas sensibles.

Roberto: Qué cosa…

Juan Carlos: Pero igual toda esta experiencia me sirvió para aprender música… teoría y solfeo… composición y contrapunto… corte y confec… ah, no, eso es de otra historia, je, je… La música… ¿Vistes que la música se escribe con figuras?

Roberto: Sí…

Juan Carlos: Primero tenés las redondas, que duran cuatro tiempos, después vienen las blancas, que duran dos tiempos, y después siguen las negras, las corcheas, las semicorcheas, las fusas, las semifusas… y cada una dura la mitad de la anterior. Es como las minas, ¿vistes?

Roberto: ¿Cómo las minas?

Juan Carlos: Las negras son más rápidas que las blancas, pero las que más duran son las redondas.

Roberto: Cierto… Como las minas…

Juan Carlos: A mí siempre me gustó escribir milongas rápidas, movidas… para bailar suelto, ¿vistes?. Yo casi no uso redondas, blancas, ni negras. Si te fijás en mis partituras vas a ver que todas mis milongas son con corcheas, semicorcheas y fusas…

Roberto: Sí, sobre todo son con…fusas… ¡Cómo las minas!

Juan Carlos: Y en la música también tenés los silencios…

Roberto: Como las mi…

Juan Carlos: ¡¡¡Silencio!!! Digo… los silencios son muy importantes. El silencio de redonda, el silencio de blanca… etc.… ¿Sabés? Yo compuse el primer tango escrito solamente con silencios, sin notas. Se llama "Silercio" (empieza a sonar el tango) No, "Silercio", con "ere"… ¿Querés que te lo cante?

Roberto: Y… bueno.

(Coreografía en que Roberto hace como que toca el bandoneón, mientras que Juan Carlos con señas empieza mostrando que está enamorado, después empieza las recriminaciones, y por último manda a pasear a la mujer)

Juan Carlos: Este tango lo estrené en la Academia Nacional del Tango, y se ve que les gustó, porque me mandaron a cantarle a Gardel. Así que fui a la Chacarita, para rendirle homenaje a Carlitos con mi arte.

Roberto: ¿Y le rendiste homenaje?

Juan Carlos: Sí, le rendí,... pero desaprobé... Me dijeron que vuelva en Marzo.


(se apagan las luces)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buenooo...
Fiel a su estilo!

Es sólo para leer o está la idea de interpretarlos?
Digo, como crítica, que hay un par de chistes en los que la gente caería muuuy tarde (si es que lo hace). Por ejemplo, el de los números primos. Digamos, cualquier persona mayor de 12 años podría entender eso, pero leyéndolo, no sé si tanto escuchándolo.

Y al principio fue demasiaaaaado parecido a "El Regreso". Obviamente no es una copia o plagio, y tampoco creo que intente serlo. Me gustó más mientras se fue desarrollando la obra.

Jajajaja!! Me encantó la analogía de las figuras musicales con las mujeres. Los chistes del la escena 3 son los mejores.

Anónimo (pero ud. seguramente sabe quién soy, tengo una manera única de escribir y soy fiel lector de su blog)

Baterflai dijo...

Juan Carlos: Las negras son más rápidas que las blancas, pero las que más duran son las redondas.

Roberto: Cierto… Como las minas…

Todavía me sigo riendo.

Baterflai dijo...

No no no, pará, sos una bestia, profesor de canto, JAJAJJAAAAAAAAAAAAAAAA!!!